Los instrumentos de gestión laboral transnacional de las multinacionales españolas: resultados del Seminario

Los días lunes 11 y martes 12 de noviembre pasados se desarrolló en Salamanca el Seminario Multidisciplinar “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española y sus instrumentos”, al que tuve la ocasión de invitar a los lectores de este cuaderno de notas hace un par de semanas. La asistencia fue importante pese…

IMG-20131112-WA0003-1

Los días lunes 11 y martes 12 de noviembre pasados se desarrolló en Salamanca el Seminario Multidisciplinar “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española y sus instrumentos”, al que tuve la ocasión de invitar a los lectores de este cuaderno de notas hace un par de semanas.

La asistencia fue importante pese a lo especializado del tema y el debate que se suscitó a partir de las ponencias de los miembros del equipo del Proyecto de Investigación organizador y nuestros invitados resultó de gran interés.

Concluida la actividad, me complace poner a disposición de la comunidad académica y el público interesado en estos temas la cobertura ofrecida por USAL TV de la actividad, así como las presentaciones en formato power point utilizadas por la mayoría de los ponentes del Seminario.

La cobertura de USAL TV puede ser vista desde el siguiente enlace:

http://tv.usal.es/videos/1339/expertos-de-universidades,-empresas-y-sindicatos-analizan-en-un-seminario-la-dimensi%EF%BF%BDn-laboral-de-la-internacionalizaci%EF%BF%BDn-de-la-empresa-espa%EF%BF%BDola

Las presentaciones de las ponencias del Seminario pueden ser descargadas desde los siguientes enlaces:

Aspectos económicos y laborales de la internacionalización de la empresa española – MIGUEL CARRERA

Cláusulas convencionales en materia de movilidad geográfica internacional – AMPARO MOLINA

Códigos de comportamiento ético para directivos y trabajadores del grupo – ROSA MORATO

Acuerdos Marco Internacionales – JOSÉ SOLER

Redes sindicales y sistemas de interlocución a nivel transnacional – JUAN BAUTISTA VIVERO

Códigos de conducta para proveedores y contratistas de empresas multinacionales españolas – WILFREDO SANGUINETI

Sistemas de verificación del desempeño laboral de proveedores y contratistas – MIGUEL ANGEL ALMENDROS

Las redes sindicales de empresas multinacionales españolas: Iberdrola, Endesa y Union Fenosa Gas Natual – JOSÉ IGNACIO GIL

El Código de Conducta Telefónica-UNI y su aplicación en América del Sur – JOSÉ MARÍA PASTOR

La acción sindical en las cadenas de valor de las empresas multinacionales: el caso de Inditex – ISIDOR BOIX

Aires de ruptura en las relaciones colectivas de trabajo: algo sigue oliendo a podrido en Madrid

Si hasta hace poco tiempo era posible considerar que la segunda fase del proceso de reformas de la legislación laboral iniciado en 2012 es España por el Gobierno del Partido Popular respondía esencialmente al propósito de favorecer, por la vía de la precarización del empleo y la degradación cuantitativa de las condiciones laborales, una “devaluación…

Obreros

Si hasta hace poco tiempo era posible considerar que la segunda fase del proceso de reformas de la legislación laboral iniciado en 2012 es España por el Gobierno del Partido Popular respondía esencialmente al propósito de favorecer, por la vía de la precarización del empleo y la degradación cuantitativa de las condiciones laborales, una “devaluación interna” que restableciese la competitividad perdida por la economía española como consecuencia del mayor impacto que sobre ella tuvo la crisis económica y la falta de otras herramientas de política económica que permitiesen alcanzar ese resultado, empiezan a acumularse evidencias de que la misma no constituye en realidad sino una pieza de un plan de mayor alcance, dirigido a socavar nada menos que las bases mismas de nuestro modelo constitucional de relaciones laborales, bien que sin tocar el texto de la norma fundamental.

En el punto de mira de dicho plan se situarían, naturalmente, los derechos colectivos de sindicación, negociación colectiva y huelga y el efecto democratizador y redistributivo de su ejercicio sobre las relaciones de trabajo.

En la actualidad estos tres derechos de naturaleza fundamental, así como el tejido institucional urdido a partir de ellos, se encuentran en entredicho, no sólo por efecto de la crisis, sino de políticas y actuaciones deliberadas, tanto de origen gubernamental como de otros agentes, encaminadas a restarles virtualidad:

· Así, en primer lugar, el papel constitucional atribuido a los sindicatos en la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales de los trabajadores no solo está siendo puesto en cuestión por el evidente desgaste que ocasiona en la efectividad de su actuación e imagen institucional el estado de cosas que vivimos. A este deterioro está contribuyendo también la deliberada negativa, tanto de las autoridades públicas como de las asociaciones empresariales del máximo nivel (véase el artículo de Antonio Baylos y Enrique Lillo “La CEOE no quiere negociar”, en: http://baylos.blogspot.com.es/2013/11/la-ceoe-no-quiere-negociar.html) a entablar todo proceso de intercambio o diálogo, tanto a nivel global como en el ámbito de la negociación colectiva, pese a la gravedad de la situación actual y el evidente entrampamiento en el que se encuentra esta última. Por no aludir aquí a la ofensiva mediática que, a partir de la detección de prácticas irregulares en algunas organizaciones, empieza a gestarse en contra de los sindicatos como forma de representación.

· Por su parte, la aptitud de la negociación colectiva para actuar como mecanismo de regulación de las condiciones laborales en clave compensatoria tampoco es colocada en entredicho exclusivamente por el efecto devastador de la crisis sobre sus contenidos. Un resultado, por cierto, potenciado por algunos mecanismos legales introducidos en la última etapa, como el descuelgue de los salarios y otras condiciones pactadas en convenio colectivo. Tanto o más grave resulta a tal efecto la alarmante caída del número de trabajadores incluidos dentro del ámbito de aplicación de estos instrumentos que se registra en la última etapa como consecuencia de la aplicación de los cambios introducidos en su régimen jurídico (véase el artículo de Jesús Cruz Villalón “Nubarrones sobre la negociación colectiva”, en: http://www.nuevatribuna.es/opinion/jesus-cruz-villalon/nubarrones-negociacion-colectiva/20131121174854098484.html), ya que ésta nos sitúa delante de grupos cada vez más amplios de trabajadores privados de todo amparo colectivo, en contra de lo que ha venido siendo hasta el momento uno de los rasgos más relevantes de nuestro sistema de relaciones laborales: la alta tasa de cobertura de la negociación colectiva (superior al 70 %). Un efecto al que se suma, por lo demás, la ya aludida negativa de la principal organización representativa del empresariado español a facilitar el desbloqueo de los procesos de renegociación de los convenios colectivos vencidos, presumiblemente a la espera de un pronunciamiento judicial favorable a su perdida absoluta de vigencia en todos los casos una vez transcurrido el período máximo de un año previsto por el Estatuto de los Trabajadores para su aplicación ultractiva.

· Por último está, por si todo lo anterior no bastase, la pretensión de embridar el ejercicio del derecho de huelga, cuya efectividad se encuentra igualmente mermada ya por efecto de la crisis, luego de los sucesos vividos en las últimas semanas en Madrid como consecuencia de la huelga del servicio de recogida de basuras, mediante la introducción de una regulación de los servicios mínimos que amplíe las ya muy extensas posibilidades de limitación del derecho reconocidas en casos como este a la Autoridad Gubernativa por el sistema actualmente vigente.

La apuesta política por unas relaciones laborales precarias y descolectivizadas, claramente evocadoras de escenarios previos al cambio constitucional y más próximos a los sistemas imperantes en los países asiáticos o la América Latina de los años noventa parece, a la luz de este panorama, traslucirse con claridad, como apuntan los autores que fueron citados en primer término. De lo que se trata no es, con ser esto altamente cuestionable, sólo de crear las condiciones que permitan, en un escenario de dificultades como el actual, favorecer una recuperación del empleo por la vía de la reducción los costos asociados a su creación y mantenimiento, como se nos pretende dar a entender. La operación en marcha tiene todos los visos de tener en realidad un alcance mucho mayor. No otro que el de tratar de aprovechar el estado de cosas existente para intentar reducir a su mínima expresión los mecanismos que han permitido en etapas pasadas introducir dosis de equilibrio en las relaciones laborales y favorecido una cierta redistribución de los beneficios asociados al crecimiento, creando las condiciones para una recuperación estable de la tasa de ganancia aún a costa de dar lugar a una población empobrecida y una sociedad disminuida desde el punto de vista democrático.

Una operación antidemocrática, en suma, además de constitucionalmente cuestionable, frente a la cual no es posible permanecer indiferente. Y que reclama seguramente la puesta en marcha de todos los resortes que, dentro de nuestro modelo constitucional, pueden emplearse útilmente para contribuir a asegurar la pervivencia de sus más genuinas señas de identidad.

¿Cómo hacer frente desde la autonomía colectiva a los efectos laborales adversos de la subcontratación?

A propósito de la tesis de Luciana Guerra sobre “El impacto de la tercerización en las relaciones colectivas de trabajo y los equilibrios constitucionales” Mi recientemente concluida estancia en Lima me ha permitido aproximarme a realidades y experiencias de indudable interés y actualidad, más allá incluso de las fronteras del país del que provienen. Entre…

Imagen

A propósito de la tesis de Luciana Guerra sobre “El impacto de la tercerización en las relaciones colectivas de trabajo y los equilibrios constitucionales”

Mi recientemente concluida estancia en Lima me ha permitido aproximarme a realidades y experiencias de indudable interés y actualidad, más allá incluso de las fronteras del país del que provienen.

Entre esas experiencias tiene un relieve especial la relativa a la construcción de herramientas dirigidas a hacer frente a las consecuencias laborales negativas de los procesos de subcontratación que viene produciéndose, por cierto no sin grandes dificultades, en el sector minero peruano, de la que da cuenta Luciana Guerra en una magnífica Tesis de Licenciatura titulada “El impacto de la tercerización en las relaciones colectivas de trabajo y los equilibrios constitucionales”, cuya dirección corrió a cargo de mi querido y admirado colega Alfredo Villavicencio y en cuyo tribunal de evaluación tuve la fortuna de participar el pasado 23 de abril.

Según datos oficiales proporcionados por el Ministerio de Energía y Minas, la brecha entre las remuneraciones promedio de los trabajadores de núcleo y de contrata en la minería peruana supera en la actualidad nada menos que el 100 %. De allí que el contingente de los primeros se haya ido reduciendo progresivamente, hasta sumar en la actualidad apenas un 37 % del total (solamente 65.920, de los 111.511 trabajadores del sector).

Como suele ocurrir en estos casos, la primera respuesta a tan alarmante situación no ha provenido del legislador, sino de los propios afectados.

La tesis de Luciana Guerra da cuenta, en este sentido, de la construcción de fórmulas organizativas novedosas encaminadas a agrupar a todos los trabajadores afectados por estos procesos (sindicatos de rama y federaciones sectoriales) y el empleo por parte de éstas de sistemas coordinados de negociación colectiva (elaboración de un pliego único de peticiones, el cual es negociado de forma paralela con cada una de las empresas contratistas por la misma comisión negociadora), así como del uso estratégico del derecho de huelga con el fin de conseguir la participación de la empresa principal en las negociaciones. 

La lógica que subyace a estas iniciativas es concluyente. Lo que a través de ellas se persigue no es otra cosa que reconstruir, desde la autonomía colectiva, la unidad material de los procesos de producción fragmentada a través del recurso a la subcontratación, comprometiendo además, mediante la utilización de los mecanismos de presión colectiva, a la empresa principal, que es la que conserva el poder de decisión global dentro de los mismos, en la negociación de las condiciones de trabajo.

Una presentación y análisis más detenidos de estas experiencias, cuyo interés resulta, como he dicho, indudable, puede verse en el texto al que se remite a través del siguiente enlace, elaborado por la autora especialmente para los lectores de esta bitácora:

El-impacto-de-la-tercerizacicon-en-las-rrcc-luciana-guerra

Una razón o 265.000 para persistir, aún en tiempos difíciles …

Creo que la pintura de Ilya Repin que ilustra esta entrada, en la que un grupo de trabajadores rusos remolca en solitario y con su sola fuerza física un gran barco a lo largo del río Volga, ilustra con gran claridad el tipo de salida a la crisis que se está imponiendo a los países del sur de Europa desde los organismos financieros…

Ilya Repin, Barge-Haulers on te Volga - 1870-1873

Creo que la pintura de Ilya Repin que ilustra esta entrada, en la que un grupo de trabajadores rusos remolca en solitario y con su sola fuerza física un gran barco a lo largo del río Volga, ilustra con gran claridad el tipo de salida a la crisis que se está imponiendo a los países del sur de Europa desde los organismos financieros internacionales y las instituciones comunitarias.  Dicha salida no es, sin embargo, ni la única posible, ni tampoco la que permite un mayor y más adecuado crecimiento de nuestras economías, así como una recuperación del empleo. Pero sí la que impone el ideario que se ha impuesto, por cierto en contra de toda evidencia empírica, en dichos ámbitos. Y también aquella que garantiza que el proceso de redistribución inversa de la riqueza, es decir de las rentas del trabajo a las del capital, que  hemos vivido en las últimas décadas se mantenga e incluso profundice y acelere.

Poco importan, como digo, la evidencia de que se trata de medidas fallidas, que terminan por generar efectos por completo contrarios a los que pretenden . Y tampoco existencia de experiencias que apuntan a que las recetas con más posibilidades de éxito son, precisamente, las contrarias. Al fin y al cabo, de lo que se trata no es tanto de conseguir una rápida recuperación de las economías y el empleo en estos países, sino de aprovechar la ocasión generada por la crisis para tratar de abolir o reducir a su mínima expresión los elementos de equilibrio y cohesión social propios del modelo social europeo, sustituyéndolos por el primado más absoluto de las reglas del mercado.  

La ofensiva a la que asistimos es de tal calado, y sus consecuencias negativas están siendo de tal calibre, no sólo desde el punto de vista social sino también desde la óptica de la calidad democrática de nuestras sociedades, como para requerir una respuesta decidida y vigorosa de quienes, como los trabajadores de la ilustración, vienen siendo obligados a remolcar el barco por quienes fueron los que ocasionaron su encallamiento. Y además para conducirlo a las mismas aguas en las que se produjo el desastre.

Este blog, éstá claro, no es un espacio de agitación sino de reflexión. Pero creo que nunca como ahora se hacen necesarios el análisis y la crítica. Nunca como ahora resulta indispensable avanzar en la construcción de un lenguaje distinto y un discurso alternativo, que permita poner de manifiesto que el crecimiento económico y el bienestar de nuestras sociedades no sólo no son incompatibles sino que precisan de instrumentos y medidas de equilibrio que las preserven del afán desmedido e ilimitado de enriquecimiento que presidió la etapa precedente y dió origen a la crisis. Su contribución será seguramente modesta, vinculada especialmente con determinados temas y experiencias que me son próximos, ya sean éstos de uno como del otro lado del Atlántico, pero las 265.000 visitas que acumula desde su creación me permiten entender que no se trata de un esfuerzo del todo estéril.

Al cerrarse este mes de agosto, vacacional en Europa aunque no en América, un ciclo más de la vida de este bloc de notas quiero, por todo ello, expresar una vez más la gran satisfacción que me produce abordar, desde ella y en permanente contacto con quienes siguen sus no siempre regulares publicaciones, la estimulante tarea de tratar de contribuir desde la reflexión a la construcción de alternativas a la difícil coyuntura que nos está tocando vivir en la actualidad. Una tarea que resulta, por cierto, de especial importancia para la construcción de mi propia experiencia vital. 

Esta bitácora retornará, con más impulso si la no siempre plena salud de su autor y las circunstancias lo permiten, en septiembre.

La edición de 2014 de los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca

Como he tenido la ocasión de relatar ya en esta bitácora, hacia mediados de los años noventa surgió la iniciativa, impulsada por un grupo de profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca, de desarrollar un tipo especial de cursos de formación dirigidos a profesionales del Derecho de América Latina. La idea era ofrecer,…

biblioteca usal

Como he tenido la ocasión de relatar ya en esta bitácora, hacia mediados de los años noventa surgió la iniciativa, impulsada por un grupo de profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca, de desarrollar un tipo especial de cursos de formación dirigidos a profesionales del Derecho de América Latina. La idea era ofrecer, en el incomparable marco que para este tipo de encuentros ofrece esta varias veces centenaria casa de estudios, un espacio situado a medio camino entre la actualización de sus conocimientos y la reflexión y el intercambio de experiencias con colegas de otros países de la región americana.

Los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca, fruto de esa preocupación de nuestra Universidad por proyectar su labor hacia el espacio académico y profesional de los países del nuevo continente, llevan celebradas XXXIII ediciones, estando prevista para el próximo mes de enero de 2014 su Edición número XXXIV.

En esta ocasión la oferta incluye un total de nueve cursos, que se impartirán, en su fase presencial, entre el 13 y el 29 de enero. Entre éstos se encuentra el Curso “Problemas actuales del Derecho del Trabajo y derechos fundamentales”, dirigido por el profesor Manuel-Carlos Palomeque López y coordinado por quien escribe estas líneas.

El objeto de este curso es ofrecer a los profesionales del Derecho del Trabajo una visión panorámica de las principales líneas de transformación de los modernos ordenamientos laborales. Este planteamiento global se ve complementado con el tratamiento detallado de la singular problemática que plantea la proyección al ámbito de las relaciones de trabajo de los derechos constitucionales de titularidad general o “inespecífica”, a la que se dedica de manera monográfica su segunda parte.

Para el autor de este blog constituye una gran satisfacción poder invitar a sus lectores, un año más, a participar de tan querida y provechosa actividad.

La oferta incluye en esta ocasión, por lo demás, descuentos especiales para grupos, así como para los alumnos de la primera edición del Curso de Estudios Avanzados en Derecho Social, impartido recientemente en Lima de forma conjunta por la Universidad de Salamanca y la Pontificia Universidad Católica del Perú, actividad hermana de la que se realizará ahora en Salamanca.

El programa del Curso “Problemas actuales del Derecho del Trabajo y derechos fundamentales” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

CURSOS DE ESPECIALIZACION USAL – 2014- Derecho del Trabajo

Para más información:

CURSOS DE ESPECIALIZACIÓN EN DERECHO
Fundación General de la Universidad de Salamanca
Formación y Congresos
Hospedería del Colegio Fonseca
C/ Fonseca 2, 1ª Planta
37002 Salamanca. (ESPAÑA)
Telef: + 34.923 294 679
Fax: + 34.923 294 702
E-Mail: [email protected]
http://fundacion.usal.es/postgrado

cursos usal alumnos

Lubricante para la aplicación de la Reforma Laboral de 2013: el Real DecretoLey 11/2013

Benito Quinquela Martín, Calentadores de chapas Bajo el expresivo título de “Pobres abogados de empresa: no les es tan fácil despedir”, mi querido amigo y colega Antonio Baylos pubLicó en su bitácora personal en junio de 2012 una nota en la que ponía de manifiesto las quejas de los abogados de empresa más importantes de…

Bajo el expresivo título de “Pobres abogados de empresa: no les es tan fácil despedir”, mi querido amigo y colega Antonio Baylos pubLicó en su bitácora personal en junio de 2012 una nota en la que ponía de manifiesto las quejas de los abogados de empresa más importantes de este país, reunidos al efecto en unas jornadas realizadas por AEDIPE, por las dificultades que, de todas formas, imponía el régimen del despido colectivo establecido por la Reforma Laboral de 2012, así como la praxis judicial asociada a su aplicación, para la puesta en práctica de este tipo de decisiones por los empresarios.

Poco más de un año después, estas quejas han terminado por encontrar eco dentro del Gobierno por medio de la expedición, a través del procedimiento propio de las medidas de extraordinaria y urgente necesidad, del Real Decreto-Ley 11/2013, de 2 de agosto, para la protección de los trabajadores a tiempo parcial y otras medias urgentes en el orden económico y social.

Es cierto que esta norma no recoge la reivindicación estrella del sector empresarial de limitar al máximo las posibilidades de enjuiciamiento de la adecuación causal de las medidas extintivas de alcance colectivo, circunscribiéndolas exclusivamente a los supuestos de fraude de ley, seguramente porque ello plantearía evidentes problemas de constitucionalidad. Aún así, el hilo conductor de la misma está representado por el poco disimulado propósito de eliminar la mayor parte de las trabas y disfuncionalidades que el nuevo modelo legal de gestión negociada y control judicial del despido colectivo ha venido generando para una gestión más flexible, rápida y, en consecuencia, más barata y eficiente, por parte de los empresarios de este tipo de decisiones, como ha demostrado en un extenso y agudo comentario a la misma pubicado en el número 305-306 de la Revista del Centro de Estudios Financieros el profesor Cristobal Molina Navarrete.

Y es que, más allá de los cambios introducidos en el régimen de la protección social de los trabajadores a tiempo parcial y el control de los beneficiarios de las prestaciones por desempleo, que responden a objetivos distintos, el núcleo de la regulación laboral del Real Decreto-Ley 11/2013 se encamina de manera resuelta a facilitar al máximo la gestión de los procesos de despido colectivo, precisando para ello reglas y eliminando posibles disfuncionalidades, pero reduciendo también el espacio de la intervención judicial.

Son diversas las modificaciones introducidas con el fin de lubrificar la tramitación de los despidos colectivos, evitando dilaciones, conflictos y reclamaciones. Entre ellas, principalmente la confirmación a nivel legislativo de la exigencia impuesta por la norma reglamentaria de que el periodo de consultas se centralice en una única comisión negociadora en vez de dar lugar a varias por centro de trabajo, la limitación a trece por cada parte del número máximo de miembros de dicha comisión, la fijación de plazos precisos para la constitución de la misma y la indicación de que su no formación o el retraso en ésta no impiden el inicio o demoran la terminación del periodo de consultas, o la fijación de muy precisas reglas, capaces de abarcar de manera exhaustiva todas las muy diversas situaciones que en la práctica pueden presentarse, para la conformación de la representación de los trabajadores.

La misma vocación de agilizar la tramitación de las decisiones extintivas de alcance colectivo se aprecia también, por lo demás, en los cambios introducidos en el procedimiento judicial de impugnación del despido colectivo. Lo que se ha intentado aquí es restringir las posibilidades de impugnación de estos despidos, particularmente a nivel individual, limitando para ello la suspensión del plazo de caducidad para su presentación únicamente a los supuestos en que la acción ha sido interpuesta por el empresario, posponiendo su operatividad cuando el despido ha sido impugnado colectivamente al momento posterior al de fijeza de la sentencia , con la consiguiente restricción de su contenido a las cuestiones de carácter individual no resueltas por ella, y atribuyendo efecto directamente ejecutivo a dicha sentencia cuando declare la nulidad del despido colectivo.

Es cierto que, al menos el primer bloque de medidas, resultan aplicables según la norma al conjunto de procedimientos de flexibilidad interna previstos por el Estatuto de los Trabajadores (movilidad geográfica, modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, suspensiones colectivas de los contratos de trabajo e inaplicación de condiciones de trabajo pactada en convenio colectivo) y no sólo a los despidos colectivos. Aún asi, su origen y su propósito, así como su espacio de aplicación más importante, resultan difíciles de disimular.

De allí que, aunque tampoco ninguna de ellas pueda ser considerada en principio cuestionable desde el punto de vista técnico, su puesta en práctica, más aún en un momento como el actual, constituya una señal clara de hacia donde basculan la sensibilidad y las preocupaciones de nuestras autoridades gubernamentales, así como del tipo de salida de la crisis que persisten en imponer al conjunto de la sociedad española. La “devaluación interna”, pues, seguirá su curso. Con mas impulso aún, si cabe.

EL TEXTO DEL REAL DECRETO LEY 11/2013 PUEDE SER DESCARGADO DESDE EL SIGUIENTE ENLACE:

http://www.boe.es/boe/dias/2013/08/03/pdfs/BOE-A-2013-8556.pdf

EL COMENTARIO DE ANTONIO BAYLOS “POBRES ABOGADOS DE EMPRESAS: NO LES ES TAN FÁCIL DESPEDIR” UEDE SER DESCARGADO DESDE EL SIGUENTE ENLACE:

http://baylos.blogspot.com.es/2012/10/pobres-abogados-de-empresa-no-les-es.html

“Los espacios de la negociación colectiva tras las reformas laborales de 2010, 2011 y 2012”

  Presentación del último libro del Observatorio de la Negociación Colectiva Ya he tenido ocasión de comentar en más de una ocasión en esta bitácora el sentido de los cambios introducidos en el Derecho del Trabajo español por la sucesión de reformas laborales que tuvo lugar entre los años 2010 y 2012, y en particular cómo detrás de…

 PORTADA LIBRO ONC

Presentación del último libro del Observatorio de la Negociación Colectiva

Ya he tenido ocasión de comentar en más de una ocasión en esta bitácora el sentido de los cambios introducidos en el Derecho del Trabajo español por la sucesión de reformas laborales que tuvo lugar entre los años 2010 y 2012, y en particular cómo detrás de éstos se encuentra una apenas disimulada apuesta por el fortalecimiento de los poderes de decisión unilateral del empresario como instrumento esencial de adaptación de la gestión de personal a las siempre variables condiciones de desarrollo de la actividad económica.

Lo anterior trajo consigo, como es de sobra conocido, una serie de cambios cuya finalidad no era otra que, como ha apuntado Ricardo Escudero, proceder a una suerte de “doma” de la negociación colectiva, dirigida forzar la apertura de espacios para la puesta en práctica de fórmulas de gestión basadas en el decisionismo empresarial.

En tales condiciones, una vez consolidado el ciclo reformador y realizada la crítica de su orientación, se hacía indispensable realizar un balance del impacto de dichos cambios sobre el espacio regulador de la negociación colectiva, tanto con el fin de determinar cuál es su capacidad y sus márgenes vigentes de actuación, como para valorar la posibilidad de que la misma lleve a cabo una labor de “reapropiación” o “recuperación” de su tratamiento, no con el fin de impedir la consecusión de las finalidades de adaptación impulsadas por la ley, sino de imponer desde la razonabilidad límites al potencial uso arbitrario e incontrolado de las opciones de gestión abiertas por el legislador.

La obra que me complace presentar hoy a los lectores de esta bitácora, elaborada en el marco del Observatorio de la Negociación Colectiva por un grupo de cinco profesores de las Universidades de Salamanca y Castilla-La Mancha bajo la dirección de quien esto escribe, se propone, precisamente, llevar a cabo este balance, sirviéndose además, como constituye una pauta habitual dentro de este grupo de investigador, del estudio de la práctica negocial reciente como elemento de esencial de referencia y confrontación.

El resultado son cinco estudios sobre otros tantos temas clave afectados recientemente por el legislador (clasificación profesional y movilidad funcional, flexibilidad horaria, modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, descuelgue salarial y mecanismos de solución obligatoria de cierto tipo de conflictos) que permiten apreciar cómo incluso después tan agresivo ciclo reformador opciones de regulación existen a disposición de la autonomía colectiva para que ésta pueda continuar cumpliendo en la etapa actual su indeclinable función al servicio de la racionalidad y el equilibro en la gestión de nuestras relaciones laborales.

A continuación se ponen a disposición de los lectores de este blog el índice y la introducción de la obra, así como un extracto del artículo de María Luisa Martín, incluido en la misma, sobre la reforma de la clasificación profesional y la movilidad funcional y los espacios que restan a la negociación colectiva para su regulación.

Los materiales indicados pueden ser descargados desde los siguientes enlaces:

Indice LOS ESPACIOS DE LA NC TRAS LAS REFORMAS LABORALES

Introduccion – LOS ESPACIOS DE LA NC TRAS LAS REFORMAS LABORALES

EXTRACTO DE clasificacion profesional y movilidad funcional – MLMARTIN HERNANDEZ

Curso Internacional PUCP-USAL: “Perspectivas del Derecho Constitucional Laboral en el Siglo XXI”

Creo que a estas alturas pocos podrán poner en duda que los Cursos Internacionales de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca, cuya trigésimo tercera edición se celebrará proximámente, y dentro de ellos el nuestro sobre “Problemas actuales del Derecho del Trabajo y Derechos Fundamentales”, tienen reconocido un espacio de privilegio dentro de la oferta formativa diseñanda específicamente para…

elcomercio_19.81cmx14.49cm

Creo que a estas alturas pocos podrán poner en duda que los Cursos Internacionales de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca, cuya trigésimo tercera edición se celebrará proximámente, y dentro de ellos el nuestro sobre “Problemas actuales del Derecho del Trabajo y Derechos Fundamentales”, tienen reconocido un espacio de privilegio dentro de la oferta formativa diseñanda específicamente para los profesionales del Derecho de América Latina.

Partiendo de este diseño, uno de los proyectos de la Fundación General de la Universidad de Salamanca es el de extender esa oferta a los distintos países de la región, mediante el diseño de cursos que complementen su propuesta general, en alianza con instituciones educativas de prestigio. 

El primero de ellos, en cuya preparación me encuentro abocado durante mi estancia en Lima, es el Curso Internacional de Estudios Avanzados en Derecho Social, que organiza la Universidad de Salamanca de manera conjunta con la Pontificia Universidad Católica del Perú, a través de su Maestría en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, de la que por cierto soy profesor permanente.

La primera edición de este curso, que se celebrará en Lima entre el 17 y el 28 de junio de este año contando con la participación de profesores de nuestras dos Universidades, lleva por título “Perspectivas del Derecho Constitucional Laboral en el Siglo XXI”. La cada vez más intensa influencia de los elementos constitucionales en la conformación del Derecho del Trabajo, presente en todos los ordenamientos y expresada en el Perú a través de una amplia jurisprudencia laboral del Tribunal Constitucional, confieren al mismo particular interés y actualidad, a la vez que lo convierten en una herramienta de gran utilidad para el ejercicio profesional, tanto en el ámbito público (jueces, magistrados y fiscales, gestores de políticas públicas) como privado (abogados y asesores laborales en general).

De allí que me sea especialmente grato recomendarlo a los sufridos lectores de esta bitácora.

El Programa del Curso Internacional de Estudios Avanzados en Derecho Social puede ser descargado desde el siguiente enlace:

 información general Curso Internacional de Estudios Avanzados en Derecho Social

Para más información dirigirse a:

[email protected] 

Sobre la RSE subcontratada y sus límites

Los recientes sucesos de Bangladesh, donde el derrumbe de una fábrica textil en la que se producía ropa para importantes marcas, la cual había sido certificada previamente como segura o no peligrosa, ocasionó más de mil doscientos muertos, han servido para poder de manifiesto los límites del modelo de verificación del cumplimiento de estándares sociales básicos por parte de sus proveedores y contratistas…

ActionAid-Bangladesh-fabrica_textil_EDIIMA20130430_0611_13

Los recientes sucesos de Bangladesh, donde el derrumbe de una fábrica textil en la que se producía ropa para importantes marcas, la cual había sido certificada previamente como segura o no peligrosa, ocasionó más de mil doscientos muertos, han servido para poder de manifiesto los límites del modelo de verificación del cumplimiento de estándares sociales básicos por parte de sus proveedores y contratistas utilizado por las grandes compañías multinacionales.

Este modelo, cuyo diseño reproduce el modelo de subcontratación que utilizan dichas empresas para externalizar su producción, se basa en la utilización de entidades independientes de carácter especializado y el envío por parte de éstas de verificadores a los centros de trabajo para que certifiquen in situ el acatamiento o no de los requerimientos en materia social de sus clientes. Su talón de Aquiles se encuentra, de un lado, como es evidente, en el carácter esporádico y aislado de dichas visitas. Pero, del otro, también, y muy especialmente, en una característica de estas que no necesariamente debería acompañarlas: el nulo espacio que dentro de ellas se dedica a oír a los trabajadores y sus organizaciones. A lo cual se suma, claro está, la total falta de comunicación posterior con estos.

¿Quien sino los trabajadores conoce la situación real en la que se presta el trabajo en las empresas contratistas? ¿Quien sino las organizaciones formadas por aquellos está en condiciones de informar rápidamente de cualquier práctica laboral injusta o condición laboral peligrosa a fin de que no se produzcan situaciones como las que todos lamentamos?

Incorporar a este modelo fórmulas de participación de los trabajadores en las auditorias, así como de interlocución con las organizaciones sindicales con implantación en el ámbito de las empresas contratistas, cuya presencia debería ser además estimulada, constituye por ello un complemento indispensable sin el cual seguramente el modelo de control de la RSE hasta ahora aplicado seguirá sin cumplir su función a cabalidad, con las indeseables consecuencias por todos conocidas.

Mientras esto no ocurra, la RSE de las empresas multinacionales seguirá avanzando de forma puramente reactiva, a golpe de escándalos y catástrofes, como ha venido ocurriendo hasta ahora.

Se adjunta a la presente entrada la siguiente documentación: 

· El informe “Responsabilidad Subcontratada”, en el que el sindicato AFL-CIO denuncia los límites del modelo de supervisión aún vigente:

csr_repor_final_word_espanol-2 CERTIFICACION

· La versión en español del “Acuerdo sobre prevención de incendios y seguridad en la construccción en Bangladesh”, suscrito el pasado 12 de mayo por los sindicatos IndustryALL y UNI y cuarenta multinacionales de la moda, como reacción frente a los sucesos ocurridos en ese país: 

2013-05-12 – Accord on Fire and Building Safety in Bangladesh CLEAN_ES